Aug 2, 2012

Pablo “Ruso” Arevalo, un goleador que hace todo simple

Es otra helada mañana. Es bien temprano, y el “Ruso” Arévalo está pendiente de su abuela Ofelia en su casa del barrio Yanuncay. Se despertó a las 06:00, desayunó un batido de frutas que él mismo preparó y vistió con el calentador con el que va todos los días a la escuela de fútbol que posee y dirige hace cuatro años.

La vida del último goleador del Mundialito de los Pobres es simple, tan simple como hace del indor cuando se enfunda la camiseta de El Seguro y salta a la cancha.

La vida de Pablo Arévalo es tan simple como tan simples y descomplicados convierte los pequeños instantes que tiene para pensar cuando el arquero sale y el espacio para definir se hace minúsculo.

En el Mundialito de los Pobres, de hecho, los espacios son siempre minúsculos. Así es el indor. Toca pensar y decidir en trozos pequeños de tiempo como si uno se encontrase en una bitácora. En una baldosa. Y para los delanteros, obviamente, la cosa es mucho más complicada.

Pero en realidad el “Ruso” es un goleador que hace todo fácil. Es afable, rubio y con la tez blanca pálida de un nórdico, como la de un ruso. Por eso le dicen el “Ruso”.

De hablar pausado, sereno, y a veces silente, en Pablo Arévalo aflora la mansedumbre. Pero cuando entra a la cancha y defiende a El Seguro es una verdadera “fiera” del gol.

Por eso cuenta 35 goles en tres temporadas del Mundialito de los Pobres. Hoy, en otro año con El Seguro, el segundo seguido, tiene un reto aparte: retener el título de máximo goleador del torneo, una distinción que obtuvo el año pasado al convertir 13 tantos.

El “Ruso”, además, fue elegido el mejor jugador en 2009 con Cristo Rey. Luego de sus tiempos de centrocampista en el fútbol, en el Mundialito Arévalo subió unos metros y se transformó en puntero. Es un extremo izquierdo que mete miedo. Es veloz, potente, con el don del regate y con la capacidad de apilar defensas y sacar un puntazo con la zurda letal que la naturaleza le ha dado. Este año Pablo tiene otro objetivo: salir campeón por primera vez con El Seguro, cuadro con el quedó tercero el año pasado.

Más cerca de levantar la copa estuvo en 2009, cuando fue subcampeón con Cristo Rey tras perder la final con Arupos.

El camino no será fácil, asegura, porque el equipo tiene la presión de “haberse armado bien”. “La gente sabe que nos armamos bien y espera mucho de nosotros, pero confiamos en nuestra capacidad. Queremos el título”, dice el “Ruso”, que esta noche será la carta de presentación en el segundo partido de El Seguro en el Grupo B ante Parque Iberia, luego del estreno ganador (2-1) ante Los Andes.

A juicio de Arévalo, el encuentro será “complicado”, porque pese a su condición de debutante en el torneo, Parque Iberia “tiene jugadores de experiencia”.

Pero “confiamos en nosotros”, insiste, y enseguida se despreocupa y se atreve a pronostocar un triunfo. Es que el “Ruso”, como siempre, hace todo más fácil. Así vive mejor. Así es es más feliz. Así, con esa forma de ver y vivir la vida, es todo un goleador.
reciba al instante las ultimas noticias en su email, subscribase

No comments:

Post a Comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...