Aug 8, 2012

Nicolás Domingo: No vengo de salvador del Cuenca

Nicolás Domingo no conocía nada de Deportivo Cuenca. Luego de que el presidente Julio León lo contactó para formularle la propuestade venir al club el volante argentino abrió una brecha entre el sí y el no que empezó a resolver con indagaciones y preguntas. Compás de espera. Uno no tan largo, pero compás. Autoconsultas, consultas. Decisión. El poder de llegada del discurso de León caló en el futbolista de 26 años. Por eso Nicolás empezó a decantarse por el sí.

Terminó el Nacional B argentino y River volvió a primera. Luego del ascenso Domingo habló por última vez con Matías Almeyda. Se cerró una puerta, pero el futuro le mostró otros horizontes. Las fichas del destino empezaron a moverse hacía el norte, hacía Ecuador.

Pero Nicolás necesitaba más argumentos. Convencerse de que la decisión de aceptar la oferta del Cuenca era lo mejor. Y telefoneó a Juan Marcelo Ojeda y a Miguel Ángel Panigua. Con ellos compartió camerino en River. Fueron sus compañeros, pero también sus amigos. Con el arquero argentino la relación es más estrecha porque jugaron tres años juntos. Con el volante paraguayo, en cambio, compartieron seis meses, pero igual Domingo lo concibe como su amigo.

Nicolás pidió referencias de la ciudad y el equipo. Preguntó todo lo que tenía que preguntar y la figura del sí tomó forma en su cabeza y se lo dijo a Julio León.

“Hablé con Ojeda y Paniagua y eso me ayudó a decidir. Me motivó el interés que el club y el entrenador mostraron en contratarme”, contó Domingo ayer en Patamarca en su primer encuentro con los periodistas de la ciudad.

Hoy el mundo de Nicolás Domingo es nuevo. Lee, lee mucho para informarse y conocer de su nuevo entorno. “Me he interiorizado en estos días del club y la ciudad. He leído que Deportivo Cuenca salió campeón por primera vez en 2004. De a poquito iré conociendo más de la histora del club como de la ciudad”.

“Fútbol competitivo”
El fondo del sí de Domingo a la directiva del Cuenca también tuvo que ver, por supuesto, con el tema futbolísitico, con algunas aristas en torno a ello. Domingo quiere ganar minutos en cancha y recuperar el nivel con el que tuvos grandes días en River y el que lo llevó a clubes grandes como Peñarol, o a su viaje a Italia para jugar en Genova.

Domingo, además, percibe al fútbol ecuatoriano como “competitivo”. Por eso, a su juicio, acá puede volver por sus fueros. “Puede resultar una vidriera el día de mañana. Quiero aprovechar esta oportunidad para mostrarme y ganar minutos”.

Hay memorias con escenas de mucha entidad en Nicolás Domingo. El nuevo centrocampista de Deportivo Cuenca salió campeón de Argentina con River en el desaparecido torneo Clausura de 2008. En sus archivos también está la final de la Libertadores 2011 con Peñarol ante Santos y el retorno con River a Primera División.

Se trata de un jugador con un bagaje de buenas historias en el fútbol. Con experiencia. Con una trayectoria en planos altamente competitivos.

Él, sin embargo, derrocha humildad. Profesa la humildad como el primer eje de su forma de ser y estar y concebir el profesionalismo. De hecho, de ninguna manera, se considera un salvador. “Busco trabajar siempre con humildad y seriedad. Así las cosas seguramente van a salir solas. Soy un jugador solidario en la cancha; vengo a hacer lo que sé hacer, no vengo como salvador (...) ahora a disfrutar.

Volante mixto
¿Es Nicolás Domingo el 10 que Deportivo Cuenca necesita? ¿Es el creativo del cual el equipo ha carecido en el curso? El rubio, menudo y delgado jugador se entrena en el feudo de Patamarca con la “10”, pero él no se considera un “10”. Se sabe como un volante mixto y un centrocampista con capacidades ofensivas. Tampoco, asegura, se cree un gambeteador o regateador como sugiere la escencia del estereotipo del "10".

Domingo ha sido explísito para autoretratarse en la cancha. “Soy un volante mixto. Puedo jugar delante de la línea de cuatro y también tengo llegada al arco. No soy un jugador que va a agarrar la pelota y va a gambetear a dos o tres jugadores rivales como lo hace Messi o Maradona, pero me puedo adaptar a lo que me pida el entrenador”.

Domingo, que se formó en River, no le teme a la altura, pero sí la respeta. Adaptarse a los 2.500 metros de Cuenca es, en su presente, el objetivo primario.

Luis Soler ha abierto la posibilidad de incluirlo en la nómina de 18 convocados para el partido del viernes (12:00) con Deportivo Quito por la sexta fecha del torneo nacional, así que probablemente los hinchas rojos podrían ver en acción por primera vez al nuevo volante del equipo, el jugador con pasado en River, en Peñarol, en el Génova de Italia.
reciba al instante las ultimas noticias en su email, subscribase

No comments:

Post a Comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...